El juego del reves

    El juego del revés

    Narrativa

    $U 890

    «El libro más hermoso de Tabucchi y uno de los más hermosos de la literatura de estos tiempos»: así calificó el gran crítico italiano Pietro Citati El juego del revés, el libro que supuso en 1981 la revelación de la extraordinaria sabiduría narrativa de Antonio Tabucchi. Ahora volvemos a presentarlo, con honores de estreno, traducido de nuevo, revisado y reordenado siguiendo las últimas disposiciones del autor y con varios apetitosos añadidos: dos nuevos cuentos, incluidos en su momento en la segunda edición, y un tercero jamás traducido a ningún idioma, que sólo circuló en 1986 en edición limitada; una tríada que prolonga la tonalidad de un volumen ya clásico, escrito bajo el signo del temor y del asombro que produce el desvelamiento del reverso oscuro de las cosas, del insondable laberinto de la existencia.

    El relato homónimo que abre el libro puede ser considerado la piedra angular de la obra de Tabucchi, quien nos ofrece ya aquí muchos sus grandes temas: las máscaras que paradójicamente nos revelan, los vericuetos del tiempo, las voces que nos acechan desde fuera y desde dentro, el juego infinito de la literatura. Aunque todos los relatos rayan a gran altura, cabría quizá destacar el bellísimo «Carta desde Casablanca», «Las tardes del sábado», magistral cuento de fantasmas, o «El pequeño Gatsby», bajo el ala de Scott Fitzgerald.

    «Una auténtica obra maestra que sitúa definitivamente a Antonio Tabucchi a la cabeza de la literatura europea. No sería justo destacar unos relatos en detrimento de otros: todos son excepcionales. Juego prodigioso el de este libro» (Miguel García-Posada).

    «Basta con leer una sola vez esta voz tan singular y tan trabajada durante siglos de libros y viajes para que permanezca, perdurable, en nosotros… Fascinación sin par. Mágica serenidad de escritura. Se ha hecho inconfundible» (José Cardoso Pires).

    «Lector apasionado de un maestro del disfraz como Pessoa (pero también de Borges y Fitzgerald, de Conrad y diría incluso de Cervantes), Tabucchi no duda en manipular hasta la cita o el pastiche “motivos” de sus modelos tutelares, pero introduciendo tales “hallazgos” en un flujo de escritura personalísimo, tenso e irónico, pero sin prohibirse una auténtica conmoción» (G. Giudici, L’Espresso).

    «Tabucchi es, fundamentalmente, un maestro en este tipo de narraciones, a veces cuasipoéticas, que requieren una gran condensación y surgen simplemente de un jirón de la vida cotidiana» (César Antonio Molina).

    «Una prosa intimista, plagada de cultismos. Una técnica sabia y controlada, ajena a cualquier estridencia. Un estilo grave, pausado, susurrante. Una música triste pero amable» (Ignacio Echevarría).

    «Proverbial finura de estilo y de percepción. Su maestría se expresa siempre con un punto de emoción y misterio, con el atractivo de quien sabe extraer de las palabras las sensaciones de su más cálida reverberación» (Luis Mateo Díez).

    En noviembre de 2016 se publicó una nueva traducción, con nota del traductor Carlos Gumpert y con material inédito en español.