Cosas profanas

    Cosas profanas. Los límites políticos de los objetos

    EnsayoFilosofía

    $U 300

    El capitalismo «moderno» ligado a las formas de ideología burguesa parece haber terminado hace tiempo. En su lugar, el capitalismo mediático de circulación e intercambio instauró un dispositivo mucho más elemental y brutal: el fetichismo de la mercancía y la adicción.
    Ya nada parece funcionar por ideología ni por sentido ni por transferencia, sino por el fetichismo como fascinación de la cosa: la cosa desinvestida, sin metáfora y sin aura, la cosa profana.
    Eso exige un cambio al viejo juego intelectual del análisis y la crítica. El trabajo intelectual-político parece pasar hoy más por el tema de las cosas (fascinación) que por el del lenguaje (alienación). ya no andamos entre cosas que son verdaderas por estar organizadas por la razón, o falsas o ilusorias porque se apoyan en el mito o en la ideología, andamos simplemente entre cosas reales, sin razón ni mito ni sentido. nuestro asunto, hoy, es lo que existe meramente.